La vuelta al mundo interior

Compartir

Por José Manuel Velasco

El confinamiento nos ha devuelto a un mundo que, de entrada, nos acoge con extrañeza. ¿Quién es ese ser social que vuelve a nosotros después de explorar los mapas de otras geografías, después de cultivar sin descanso relaciones de mayor o menor intensidad emocional, después de buscar los espacios libres de malos humos y humores más allá los confines de nuestra cotidianidad, después de huir de diálogos sin más interlocutor que uno mismo?

Ese ser que retorna al redil de la autoconsciencia es una persona acostumbrada a mirar más que a ver, un alma que sólo se activa cuando se roza con otras; es una personalidad que necesita proyectarse para alimentar su autoestima (¡qué gran contradicción in terminis!); es un personaje que encuentra su satisfacción en la dramatización de sus responsabilidades, tareas y opiniones. 

Ese ser humano que regresa es un baúl sobrecargado de recuerdos compartidos, experiencias, aprendizajes y descubrimientos. Es un barco al pairo de las tendencias que había olvidado que su capitán también necesita de vez en cuando navegar en un mar de dudas, para que las olas de la incertidumbre le devuelvan a la única realidad que permanece: la impermanencia. En silencio, sin más voz que la que emiten principios hasta ahora sedados por una existencia acelerada.

El personaje llama de nuevo a la puerta de la persona. Vestido durante tanto tiempo con los ropajes de la función, la actriz o el actor que nos caracteriza necesita dejar de interpretarse, quiere desprenderse de los papeles que le ha correspondido encarnar y se enfrenta al director de su obra: ¿Quién soy cuando mi alma camina desnuda? 

A la extrañeza inicial sigue un silencio atronador en su capacidad de revelación. Toda una novedad: el ruido no devuelve ruido, sino calma. El interlocutor tarda en responder porque primero quiere reconocer al individuo que ha vuelto a la casa de sí mismo. Las cicatrices que ha dejado la vida no son suficientes para observar los interiores de la psique. Es imprescindible ahondar en las experiencias, agitar las dudas, cuestionar los certezas, desvestir las seguridades que a menudo disfrazan inseguridades, despiezar el relato que nos protege. Entonces y solo entonces se dispone a articular un diálogo sincero, abierto y descarnado.

Tras la sorpresa y la evaluación serena, arranca una conversación que augura nuevos hallazgos. La escucha se agudiza hasta el punto de que comenzamos a ver cosas que teníamos delante de nuestras narices y permanecían invisibles, a oír sonidos que, combinados con las voces de nuestra conciencia, componen la auténtica melodía de nuestra vida. La vista se transforma en visión, de tal suerte que los recuerdos se ponen al servicio de los sueños. No podemos vivir de lo que fuimos, sino de que los somos y lo que queremos ser, nos decimos.

Las razones y las emociones, combinadas, dejan de ser sentencias para convertirse en meros argumentos. El diálogo fluye por los caminos de la esperanza, aquellos en los que la brújula de los valores nos guía hacia lo mejor de nosotros mismos. Interrogante tras interrogante, respuesta tras respuesta, la sinceridad se abre paso. No nos engañemos más, no huyamos más de nuestros miedos, que son consustanciales a la existencia, no dejemos que las modas y las percepciones reconstruyan cada día nuestra apariencia, no seamos rehenes de las muchedumbres, no permitamos que el deseo de desplazarnos supere a la curiosidad de conocer, no olvidemos que pararse a pensar también es una forma de moverse.

Y, finalmente, llega la última pregunta de este viaje hacia nuestro mundo interior: ¿Qué me mueve realmente?

Nota recuperada de “Fábulas de Comunicación”:

https://www.fabulasdecomunicacion.es/2020/03/21/la-vuelta-al-mundo-interior/

También te puede interesar...  5 lecciones del Director de Burger King sobre marketing durante el Covid-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

1 day ago

RRPP RADIO

🏔〽️“Relaciones Públicas: acciones y consejos de Velasco para el día después del Covid-19“.
.
En una nota publicada en su blog José Manuel Velasco compara el día después de la pandemia con el descenso del Himalaya: es más difícil descender que subir. En este sentido destaca que los directivos van a enfrentar muchos descensos y pasos difíciles en los próximos meses y que deberán lidiar como nunca antes con las emociones, tanto propias como la de sus equipos. En este contexto aún inestable da 10 consejos para acentuar las siguientes habilidades:
➰Afrontar con realismo la situación
➰No perder de vista el destino, aunque haya que cambiar el rumbo
➰Ser ágil, improvisar
➰No tener miedo a equivocarse
➰Preguntar y preguntarse
➰Asumir riesgos asumibles
➰Cuidar la salud física y emocional de sus equipos
➰Predicar con el ejemplo
➰Protagonizar una narrativa convincente e inclusiva
➰Buscar compañía
⚡️Lee los consejos completos en: bit.ly/3cgUQZI

#rrpp #comunicación #relaciones públicas #liderazgo
... Ver MasVer Menos

Ver en Facebook

Twitter

En una nota publicada en su blog José Manuel Velasco compara el día después de la pandemia con el descenso del Himalaya: es más difícil descender que subir. En este contexto aún inestable, donde lo emocional estará muy presente, da 10 consejos.
http://bit.ly/3cgUQZI
#liderazgo

Santiago Báez repasa el último anuncio de Volkswagen que suscitó una ola de críticas de los usuarios que lo consideraron racistas. Un ejemplo de cuando el marketing se impone a las RRPP, cuando los valores intangibles de una marca no son tenidos en cuenta. http://bit.ly/2ZGHLWL

Cargar más...

Youtube

CALENDARIO DE EVENTOS

May 2020
SMTWTFS
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
      
< Apr Jun >