Domingo , 20 agosto 2017

Ideas que inspiran. Sangu Delle: “Seguimos obsesionados con la idea de que todos los pobres son emprendedores”

Diario La Nación – Lunes 08 de Agosto del 2016

El activista y emprendedor africano está convencido de que el camino para el crecimiento de su continente no reside en las microfinanzas sino en el extremo opuesto.

“Las recetas tradicionales de crecimiento en Africa no están funcionando muy bien. Después de un billón de dólares en ayuda en los últimos 60 años, el ingreso real per cápita actual es menor que en la década del 70”, grafica Sangu Delle, activista, escritor y emprendedor africano.pensamiento-2248747w620

Cofundador de Golden Palms Investments -compañía dedicada al financiamiento y asesoría de proyectos empresarios desarrollados en países africanos, a fin de convertirlos en empresas de primer nivel- es de esperar que Delle no mire con buenos ojos al mundo de las microfinanzas.

“El microcrédito ha sido una gran forma innovadora de ampliar el acceso financiero en la base de la pirámide. Pero para los problemas que enfrentamos en Africa necesitamos algo más que el microcrédito. Necesitamos construir grandes empresas y necesitamos empleos”, sostiene el joven empresario.

“Parece que estamos obsesionados con esta idea romántica de que cada campesino pobre en Africa es un emprendedor -prosigue-. Sin embargo, mi trabajo y viajes por más de 40 países de Africa me han enseñado que, en vez de eso, la mayoría de la gente quiere empleo.”

“Tengan en cuenta estos dos escenarios alternativos -ejemplifica-. El primero: prestar 200 dólares a cada uno de los 500 productores de banano, lo que permite que sus bananos excedentes se sequen y que obtengan 15% más de ingresos en el mercado local. O dos: darle 100.000 dólares a un empresario con experiencia y ayudarlo a constituir una fábrica que incremente el 40% de ingresos de los 500 productores de banano creando 50 empleos adicionales. Nosotros invertimos en el segundo escenario.”

“Si bien no tiene el enfoque más sexy, y aunque tal vez no genere el mismo sentimiento que darle a una mujer cien dólares para comprar una cabra, quizás apoyando a menos empresarios de mayor impacto para que construyan grandes negocios que escalen por toda Africa se pueda contribuir a un verdadero cambio.”

Comentarios

Comentarios